VERO Y ADRIÁN

“Nos conocimos hace ya unos años y desde entonces hemos pasado por muchas cosas. Por trabajo, no pasamos tanto tiempo juntos como nos gustaría.
Ya habíamos hablado alguna vez de formalizar nuestra relación y un día, antes deverano, estuvimos hablando del tema y fue en ese momento cuando pensé en pedírselo.
Desde ese día comencé un trabajo de búsqueda, porque aunque el romanticismo no es mi fuerte,quería encontrar EL ANILLO.
Tan iguales y tan distintos todos, pero el primero que vi ya me gustó y después de mucho buscar me decidí finalmente por él, sabía que le encantaría.

Ya tenía EL ANILLO y entonces comencé a pensar la manera de pedírselo. Entre tantas maneras de hacerlo pensé nuestro viaje a Panamá pero, después de darle muchas vueltas dije ¿¿Por qué Panamá si no significa nada especial para nosotros??
Así que decidí hacerlo en Tenerife en nuestra isla donde vivimos, no me hacía falta un lugar especial, sólo me hacía falta ELLA.
Aproveché unos días que ella estaría en casa, era fin de semana y estaríamos juntos. Durante todo el día fui dando pistas de mis intenciones, por mi manera de ser no me tomaba en serio, pensaba que eran todo bromas y no se imaginaba nada…
Hincaba rodilla de vez en cuando, le decía lo bonito que sería el día, que no olvidaría nunca esta noche y muchas cosas más.
Ella respondía con risas y con un ‘para payaso’ jajajaja.
Por la tarde, después de uno de mis partidos, mi intención era irnos a cenar.
Pero la suya, irse de cañas. Mis amigos, los cuales sabían todo, tuvieron que disimular ante su insistencia de irnos todos juntos a cenar.
Después de 1,2,3,4… cañas nos fuimos a cenar solos.
Estuvimos en una taberna, a la que a ella le gusta mucho. Para ella era una noche más, no se daba cuenta de nada.
Nos sentamos en la barra y pensaba cuando sería el mejor momento de decirlo.
Hablamos de muchas cosas durante la cena y en mitad de una conversación, le dije que tenía un regalo para ella que si lo quería ahora.
Su primera respuesta fue sí, que si era un Twist (chocolatina), lo segundo un helado!!!?? Jajaja.
👉🏼…Y así, entre una tapa de calamares acabada y una de huevos rotos llegando saque una cajita de mi chaqueta, entregándosela a ella.
Desde ese momento, sin aún abrirla, se notaban los nervios por parte de los dos.
Cuando la abrió y vio el anillo, sin yo preguntar nada dijo: No!!??? Yo dije SÍ!
Levantó su cabeza y pidió otra caña más! (Con dos cojones) jajajajaja.
Entonces le pregunté si quería casarse conmigo (ella seguía con su caña)
Y ME DIJO SI!!!
-Si quieres saber como reaccionó ella… sigue leyendo.

Abrazos, Adrián.”

👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼

👉🏼“Estaba en casa, después de trabajar unos días fuera y largos e intensos vuelos.
Habíamos pensado ir a cenar por la noche después de su partido…
Nos fuimos a casa, nos pusimos guapos y ¡a cenar!
Cuando estábamos cenando y me dice que tiene un regalo para mi, pensé que sería uno de sus habituales detalles… (siempre me tiene algún chocolate o chuche cuando llego de fuera). ¡¡Lo quería ya!! Porque no me imaginaba que podía ser, no me había dicho nada como otras veces que tenía un regalo para mi.
Sacó la caja y me puse muy nerviosa, ¡¡no sabía cómo abrir una caja!!
Con su ayuda, cuando lo conseguí, vi un anillo sencillo, discreto… ¡¡Era un anillo de pedida!! ¡¡MI ANILLO!!
No me lo creía, después de hablar alguna vez lo que queríamos y cómo lo haríamos ¡no pensaba que finalmente lo haría!
Se me secó tanto la garganta que sin darme cuenta, lo primero que hice fue pedir otra caña! 😂😂😂
Él, al ver que no decía nada me preguntó directamente: Entonces, ¿quieres casarte conmigo?
Y LE DIJE SI!! ¡¡ para siempre!!

Con amor, Vero.”

Leave a Reply