SILVIA Y BLAI

“Todo comenzó un día que recibí un mensaje de Fotolog de un chico, mi prometido Blai.
Me llamó la atención y le contesté. Al poco tiempo, nos agregamos a Messenger y no dejábamos de hablar, entonces Blai tenía 18 y yo 15 años.
Blai es el chico más maravilloso que he conocido en esta tierra, es bueno, cariñoso, sensible, comprensible, con mucha paciencia y con el corazón más grande que podéis imaginaros, siempre ayudándome, escuchándome, aconsejándome y siempre ha estado a mi lado para lo bueno y para lo malo.
Siempre me ayuda a crecer como persona, siempre me cuida, me protege… He crecido con él y soy quien soy a día de hoy gracias a él, ¡¡con él me ha tocado la lotería en el amor!!
Blai y yo vivíamos en distintos sitios, sólo nos llevaba 30min de distancia. Un día él hacía prácticas de coche con tanta casualidad que, mientras yo pasaba con una de mis grandes amigas por un paseo de peatones, mi amiga se fijó que el del coche era Blai, me avisó y yo me moría de vergüenza por mirar si era él. No me lo podía creer, hasta que por fin me giré y era él, me miraba y me sonreía con esa sonrisa tan bonita, tantas calles y que diera esta casualidad tan grande. Esa tarde no dejaba de saltar por las calles de felicidad y el corazón se me salía del pecho de la felicidad de haberle conocido, aunque fuera de lejos.
Decidimos quedar, él subía a verme y yo bajaba a verle muy a menudo cada semana, no podíamos evitar miradas, caricias, besos…
Blai dice que yo no quise salir con él hasta que aprobó el carnet de conducir, ya que nada más sacarse el carnet de conducir, al dia siguiente empezamos a salir como novios jajaja.

Siempre habíamos hablado de casarnos en un futuro y formar nuestra gran familia, pero ni siquiera vivíamos juntos y nos moríamos de ganas por independizarnos para poder despertarnos cada día juntos y poder hacer realidad todos estos sueños.
Por fin llegó el día que firmamos el contrato de nuestra casa y cada vez veía más cerca la idea de que me pidiera matrimonio, pero después de tantas veces pensando que llegaba el día y no era ese día, ya no sabía cuándo podía ser.
Mi madre y yo celebramos el mismo día nuestro cumpleaños, sí yo fui su regalo, y cada año lo celebramos con mis padres por ser nuestro aniversario, pero este año fue distinto. Blai me dijo que quería preparar una cena solos, algo distinto, algo me decía que este momento de prometernos estaba al caer… pero no quería hacerme muchas ilusiones ya que siempre que lo pensaba nunca llegaba pero aún así, algo me decía que podía ser que el día de mi cumpleaños se hiciera realidad este sueño.
Era un martes 25 de abril lluvioso, siempre me ha gustado que lloviera y justo en mis 25 años, ese día llovía… todo era genial…
Me dijo que no me preocupara del postre, ya que él se encargaría, pero que el regalo de mi cumpleaños lo había pedido por internet tarde y no iba a llegar a tiempo pero me dijo que el fin de semana ya lo tendría…
En la cena, todo tan romántico, él y yo, solos, en nuestra casa con una cena muy rica que me preparó él… un buen vino, lluvia de fondo, todo tan perfecto… Llegó la hora del postre… Me dijo que cerrara los ojos que me iba a traer el postre, yo me imaginaba un postre normal… hasta que me hizo abrir los ojos… y me encontré una maravillosa tarta con la frase y el anillo encima… ¿quieres casarte conmigo?
No podía creérmelo. ¡¡¡Estaba leyendo esta pregunta que tantas veces me había imaginado!!!
Rápido le abracé, él no dejaba de llorar y yo no paraba de reír ¡¡¡no podía creérmelo!!!
¡¡¡¡¡¡¡¡¡Por supuesto que le dije que sí!!!!!!!!! Nos abrazamos muy fuerte y no podía dejar de mirar ese anillo taaaaan bonito que me había regalado.
Después quisimos darles la sorpresa a mis padres, ya que ellos viven enfrente nuestro y se lo podíamos decir al instante la sorpresa. En el caso de mis suegros nos esperamos al fin de semana para bajar al pueblo para decírselo en persona, que les hizo una ilusión enorme y nuestra sobrina se puso a llorar y dijo que se emocionaba, solo tiene 4 años jajajaja y nuestro sobrino tan solo tiene 1 año y no se enteró mucho de lo que pasaba pero su sonrisa en la cara, nos encantó!!
Llamé a casa de mis padres y se puso mi madre al teléfono… le dije: ¡¡¡mamá, venid a casa todos que tengo que enseñaros una cosa!!! Mi madre me decía que era muy tarde y que tanto mi padre como mi hermano estaban saliendo del trabajo, para convencerle le dije que Blai había preparado un postre muy rico para nuestro aniversario que tenían que probarlo. Por fin llegaron a casa, les dejamos preparados la tarta junto el anillo para que lo vieran. La cara de mi padre y de mi hermano estaba claro que habían leído la frase, pero mi madre solo se fijó en la tarta y no en la frase ni el anillo. Mi padre y mi hermano no le querían decir nada para que ella se diera cuenta de que estaba ocurriendo en ese instante, hasta que por fin lo vio y ¡¡¡se alegraron muchísimo!!!
Hoy 14 de Julio, queda justo un año para casarnos, ya empieza la cuenta atrás y la verdad que pensar en ese 14 de Julio de 2018 voy a casarme con él, es ¡¡¡mi sueño hecho realidad!!!
El 26 de Enero del año en que nos casamos cumplimos 10 años de novios, los mejores años de mi vida.

Con mucho amor, Silvia.”
✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨

Leave a Reply