PEDIDA SILVIA “Los sueños de julieta”

“Esta es una historia de las sencillas, sin quebraderos de cabeza ni noches de insomnio. De las que sabes que tiene un “y fueron felices” luminoso y a todo volumen anunciando una historia genial.

Todo empezó una noche MÁS, CENA Y COPAS CON MIS AMIGAS COMO OTRAS TANTAS NOCHES. Nos presentó un amigo común (Ignacio diría “me presenté yo solo en cuanto te vi!!!”) Entre risas y amigos empezamos a hablar, nos intercambiamos teléfonos tras la risa de mis amigas y los suyos con la excusa de darlo por tema de trabajo. Aunque ambos sabíamos que eso no era del todo cierto, que ni los planos ni la decoración tenían nada que ver con lo que ahí pasaba, UNA NOCHE CUALQUIERA SE CONVIRTIÓ EN “LA NOCHE”, AL FINAL HA RESULTADO QUE ¡¡LA NOCHE NO ES TAN MALA COMO PARECE!!

Al día siguiente un mensaje, otro otro otro… y pasó otro día… hasta que aquí, una servidora, CON LA EXCUSA DE “JUERNES” le dijo el jueves siguiente que dónde me invitaba a cenar. ¡Tal cual! ¡Ay, si mi abuela viera esto…!

Fue un jueves de noviembre cuando tras enviarle una ubicación se plantó en mi casa a recogerme, YO ESTABA NERVIOSA Y VA IGNACIO Y ¡¡APARECE CON UNA MOTO DEPORTIVA!!. Cenamos EN UN RESTAURANTE QUE ME APETECÍA MUCHO, ME DEJÓ ESCOGER LOS PLATOS…MESES DESPUÉS ME CONFESÓ QUE NO LE GUSTABA NADA DE LO QUE PEDÍ, platos llenos de trufa, queso… pero se lo comió. No teníamos ninguna prisa en irnos a casa, a ambos nos encantaba lo que estaba escuchando el uno del otro… Tras la cena unas copas, unos bailes y mil risas (confieso que desde la cena yo ya quería que fuese mi novio) dimos por finalizada la velada CASI VIENDO EL AMANECER, DOS HORAS DESPUÉS SONÓ EL DESPERTADOR…¡viernes!, había que trabajar y llenos de ojeras pero con sonrisa de bobalicones empezó la historia.

Quedábamos un día sí y otro también. Salía todo fácil, natural… disfrutando a tope de cada situación nueva que vivíamos. Hablamos sin tapujos de nuestros planes de futuro, de lo que esperábamos el uno del otro.
La gente a nuestro alrededor estaba feliz al vernos como disfrutábamos y como SE VEÍA QUE ERA TODO DIFERENTE, ÉL Y YO, YO Y ÉL, ¡ERA COMO TENÍA QUE SER! ESO QUE SIEMPRE SUEÑAS CON TENER, LO TENÍAMOS EL UNO DELANTE DEL OTRO (VIOLÍN).

Llegó primero de año, en febrero era mi 30cumpleaños y yo fui a hacerme la manicura porque esa noche cenábamos en un sitio especial. Jajaja pringada de mí, que esperaba que en un poquito más de un año de relación el caballero hincase rodilla… ¡no fue así! Pero tuve un regalo que nunca olvidaré, ¡nos íbamos de Rally Solidario a Marruecos! Toda una aventura que viviríamos esta Semana Santa de 2017.

Una experiencia única, que compartimos con amigos y con un montón de desconocidos.

Tánger, Errachidia, el desierto De Merzouga… los sitios y paisajes se sucedían ante nuestros ojos. Las dunas… ¡qué lugar!.

El día previo al cumpleaños de Ignacio pasamos el día conduciendo por las dunas y en las paradas aprovechábamos para tomarnos una cervecita y cosas de picar. Yo comía chucherias y me tocó una con forma de anillo y claro, ni corta ni perezosa delante de sus amigos hinqué rodilla y le pedí que se casara conmigo. Todos rieron y me levanté rápidamente, LA VERDAD ES QUE SEGÚN LO HACÍA ¡¡ME ESTABA MURIENDO DE LA VERGUENZA!!.

Esa misma tarde nos fuimos a dar un paseo en camello unos cuantos, al atardecer llegaban el resto en los coches para recogernos y ver la puesta de sol.
Llegó Ignacio, se bajó del coche y cogió su SUDADERA y el mío. Desierto, atardecer, caminata… LA SUDADERA sobraba. Pero lo cogí y nos fuimos a dar un paseo él y yo solos.

“Vamos a esa duna de ahí” dijo señalando una que por lo menos para mí tenía la altura de Everest. Le dije que me daba algo subir hasta allí y nos quedamos en una más baja… cuando llegamos arriba nos sentamos en la arena a observar el paisaje, INCREÍBLE. Entonces Ignacio se levantó, se puso delante de mí… se arrodilló y allí, en Marruecos, EN UNA DUNA PARADISÍACA, ¡me preguntó si quería casarme con él! SACÓ UN PRECIOSO ANILLO DEL BOLSILLO DE LA SUDADERA (AHORA TENÍA SENTIDO QUE QUISIERA LLEVAR SUDADERA, PARA QUE NO SE CAYERA EL ANILLO DEL BOLSILLO DEL PANTALÓN) ¡Por supuesto mi respuesta fue un rotundo sí! Acompañado de una sonrisa y el abrazo más bonito que jamás nadie me ha dado. (Escribiendo esto confieso que me emociono al recordarlo, yo, la chica fría que todos creen).

Desde ese día, felicidad absoluta, ganas de contarlo a todo el mundo, de compartir la noticia , de vivir este camino que seguro nos llevará a los días más felices de nuestra vida.

Nos casamos el próximo 18 de noviembre en Madrid.

Con amor, Silvia.”
✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨

Leave a Reply