PATRI Y JAVI

“Lo nuestro no fue lo que se dice “Amor a primera vista”, ni la típica historia de un flechazo, fue algo distinto y especial.
Todo comenzó una noche de fiesta con amigos como otras tantas, nos presentó un amigo de Javi y básicamente pasamos el uno del otro, ni hablamos prácticamente (a mi me resultó un estirado… y creo que el tuvo un concepto muy parecido al mio jaja). Unos meses después ya en el 2010, volvimos a coincidir una noche tomando algo y por fin intercambiamos unas palabras, ahí si que me di cuenta que teníamos más cosas en común de las que me pensaba. Comenzamos a quedar, tontear y una cosa llevó a la otra… en unos meses estábamos saliendo juntos. Pronto nos dimos cuenta de lo que nos gustábamos y aún me sigue fascinando su capacidad para hacerme reír y hacerme la vida mucho más fácil. Tuvimos que amoldarnos mucho el uno al otro, éramos dinamita (y lo seguimos siendo), pero ese “amoldarnos” nos hizo mejorar mucho como personas. El tiempo pasó y la relación se fue consolidando, ya llevábamos unos años viviendo juntos y habíamos comentado el tema de casarnos.

Javi tiene muchas virtudes pero el ser detallista no es una de ellas…sin embargo… para mi sorpresa…un lluvioso día de San Valentín me llevé una de las sorpresas más bonitas de mi vida. Yo no me lo esperaba para nada, me dijo que nos íbamos en coche y recuerdo el camino jugando a adivinar a donde me llevaba…nos fuimos acercando al aeropuerto de Santander y yo solo pensaba…¡qué narices está haciendo! ¿Se ha vuelto loco?. Entramos y me temblaban hasta las piernas, lo único que acertaba a hacer era sonreír con esa cara de tonta. Salimos a la pista y vi una avioneta a lo lejos…la que estaba cayendo no era pequeña, entonces Javi me presentó a un chico y me dijo “este es nuestro piloto”, mi cara era un poema jajaj, parecía una broma…montamos y empecé a hacer preguntas, unos se empezaban a poner nerviosos y otras ya nos olíamos el desenlace. Estaba sin palabras…ahí arriba sobrevolando la bahía, el Palacio de la Magdalena, ¡¡¡mi tierruca!!!…entonces sacó un precioso anillo y me dijo ¿quieres casarte conmigo? rápidamente ¡¡¡le dije sííii!!! Claro ¡¡¡que sí!!!.

Así fue como me pidieron matrimonio en las nubes y por todo lo alto 🙂. Darte cuenta de que la persona de la que estas enamorada es capaz de hacer algo así y con esa ilusión por tí es indescriptible.
A partir de ese momento comenzamos la locura de los preparativos…nos casamos el 27 de Agosto del 2016 y no puedo ser más feliz, desde luego estamos atravesando una de las mejores épocas de nuestra vida…disfrutando juntos el día a día, deseando llegar a casa y estar con tu otra mitad. Quién nos iba a decir el día que nos conocimos que acabaríamos así 🙂

Con amor, Patri.”

Leave a Reply