Mónica y Guillermo

“Nuestra historia comenzó una noche de San Juan hace 10 años. Guillermo y yo nos conocimos el 23 de Junio de 2007 en un cumpleaños, yo acababa bachiller y estaba a punto de cumplir los 18 y el tenía 19 (su cumple es en diciembre y como todos los de diciembre hasta el mismo día de su cumple no dirá que tiene 20). En un principio no me caía bien (así es como empiezan las grandes amistades) pero con el transcurso del verano llegó otro día 23, (23 de septiembre de 2007) y un beso marcó el comienzo de todo. Dicen que el amor de verano es fugaz, pero, a veces, puede conducir a algo serio. Están aquellos que se quemaron por el calor, sólo quieren olvidar y empezar de cero. Mientras que hay otros que quieren que ese momento, dure para siempre pero todo el mundo puede estar de acuerdo en una cosa: el moreno se pierde y todos acabamos hartos de la arena en los pies pero, el fin del verano es el principio de una nueva temporada. Así comenzamos la nuestra, hemos crecido y madurado juntos, pocas parejas pueden decir que no lo han dejado ni un solo día en estos 10 años. Si algo define nuestra relación ha sido no quedarnos con las ganas de “y si” .Guillermo se marchó un año de Erasmus a Edimburgo yo viví durante ese año, medio mes en España y medio mes en Edimburgo. Recuerdo ese año como uno de los mejores de mi vida, tanto es así que en noviembre de 2014 y contra todo pronóstico vi una entrevista para trabajar como enfermera en Portsmouth (una ciudad con unas características muy parecidas a las de Santander por lo que el cambio no sería tan brusco). Así fue como con nuestra filosofía de “y si”…Guillermo dejó su trabajo con contrato indefinido, y yo mis fantásticos contratos con la sanidad pública danzando de un lugar a otro y nos marchamos a Inglaterra. Vivimos un año y medio en Portsmouth cada uno trabajando en nuestras respectivas especialidades, tanto fue así que Guillermo firmó el contrato antes de cesar el Español. Cuando todo estaba perfecto Mónica una vez más decidió un “y si” y nos mudamos a Londres ya que me ofrecieron estudiar la especialidad de Obstetricia y Ginecología cobrando el mismo salario. Guillermo en cambio con su currículo no tendría problema para encontrar trabajo de nuevo en Londres. El 11 de Julio de 2016 por mi 27 cumpleaños me levantó a las 4 de la mañana y fui con los ojos tapados de Portsmouth a la estación de St Pancras de Londres para coger un tren con destino a París, me apreció un plan genial (aunque seguía prefiriendo los estudios de Harry Potter). Para otra persona igual era un plan disparatado pero Guillermo y sus regalos eran siempre a cual más disparatados, así que no era nada fuera de lo común para él. Ironías de la vida en la estación sonó la canción de “Marry you” de Bruno Mars y estuve todo el día cantando el estribillo por París. Después de comer “moules-frites” fuimos a la Torre Eiffel me quería enseñar un sitio muy bonito en el río Sena bajando por los jardines de Trocadero y debajo del Pont d´léna. Mi obsesión por las fotos se lo dejó muy fácil tardaba demasiado en sacarme una foto de espaldas y cuando me giré ahí estaba él con una rodilla en el suelo sacándome una foto con una gopro negra???? (Si la tenemos amarilla!!!!!) ¡¡¡No, espera!!!Es un chasqui de maíz (sabor vinagreta estos ingleses no hacen anda normal) en una cajita negra aterciopelada (siempre dije que lo importante no era el diamante sino la intención y con un chasqui de maíz valía) ante mi cara atónita sacó una cajita rosa palo (la de verdad) con un anillo, no me fijé ni en el anillo estaba alucinando, simplemente me lancé hacia él, derepente me di cuenta que nos veía todo el mundo desde el puente y le dije “Guillermo que vergüenza, levaántate”, él dijo…si aún no he dicho nada…”cogió aire y dijo “¿quieres casarte conmigo?” Ese día creo que me dolían las mejillas de sonreír, creo que ha sido, es y será el día más especial de mi vida. Era algo que no tenía planeado, y siempre que salía el tema boda yo decía que no era una prioridad para mí, ya que tenía demasiadas cosas pendientes, pero dicen que las mejores cosas de la vida son las inesperadas, las que no te esperas. Lo mantuvimos en secreto durante los 10 días que cruzábamos Francia viendo castillos para volvera casa, creo que no hay cosa más bonita que el mantener el secreto entre dos y el ir poco a poco contándoselo a los que más quieres.A nuestro regreso a Santander teníamos claro que nuestro SI QUIERO seria el 23 de Septiembre ¡¡¡No todo el mundo se casa 10 años después de darse su primer beso!!!Y después de mi obsesión por los castillos no podía ser en otro sitio que en un castillo!!!Dicen que no hay que estar con una persona porque sin ella morimos, sino porque con ella vivimos. Siempre le digo que es mi mitad, es mi medio mandarino (yo nunca he sido de naranjas), es la suerte de mi vida porque la suerte se encuentra no se nace con ella, es un valiente aunque nunca quiera ver películas de miedo, es al que le bebo el agua de la cabecera de la cama, el que me gruñe cuando echo kétchup a todo, el que me masajea los pies después de trabajar, el que aguanta mi bipolaridad no diagnosticada, el que da los abrazos más reconfortantes del mundo, el que me hace tener los pies en la tierra, la voz de mi conciencia, mi pepito grillo, mi compañero de viajes, es simplemente mi compañero de vida, y quedan justo 3 meses para que añada a mi lista ES MI MARIDO.

Con amor, Mónica.”

✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨

Leave a Reply