MERY Y CARLOS

“Me fui a la feria de Sevilla con una amiga y una prima mia vive alli con su marido. Me dijo que habia venido su mejor amiga con su hermano y amigos de su hermano que si ibamos a tomarnos algo a su caseta. Llegamos.. vi a Carlos y escribi a mi amiga por sms ” el de los ojos verdes es mio”. Jajajaja tristemente un rato después nos fuimos y cuando volví a verles, Carlos estaba hablando con otra… meses más tarde, nos reencontramos una noche, él super tímido me preguntó que cómo me volvía a casa, él me acompañó y me dio un beso y punto. Ahí empezamos a hablar, y poco después Carlos se iba de erasmus a Nottingham y el año después yo me fui a Bruselas… pero a pesar de todo, desde diciembre de hace ya casi 7 años no nos hemos vuelto a separar.

Carlos y yo siempre hacemos un viaje en verano y cada vez aprovechamos para irnos un pelín más lejos. El año pasado tocó Filipinas.
El primer día llegamos agotados y nos quedamos a dormir en casa de los padres de un amigo que viven la mitad del año allí y al día siguiente íbamos a un hotel increíble al cual nos habían invitado (yo no entendía por qué los padres de un amigo de Carlos nos invitaban, pero eran tan encantadores que después de muchas quejas diciendo que no podía aceptarlo me tuve que aguantar y disfrutar.
El primer día fue tranquilo, teníamos una villa preciosa e hicimos plan de relax total, piscina, playa y a la cama. Al día siguiente el plan era parecido (no había mucho más que hacer en el hotel), pero esa mañana Carlos me dijo “oye según parece los padres de Duque ( su amigo) nos han invitado esta noche a cenar, según parece es un plan muy común aquí, una cena en el jardín con vistas al mar, así que si quieres vamos al spa, nos duchamos, nos ponemos guapos y nos vamos a cenar”. Yo claro estaba ya más que sorprendida, diciendo ¡pobres!, no pueden seguir invitándonos a cosas, tenemos que hacerles un super regalo a la vuelta. El caso es que salimos al spa, yo salía antes, miro al jardín y vuelvo a entrar corriendo riéndome… ¡¡¡¡CARLOSSSS, no sabes lo que estan organizando en el jardín, una carpa blanca con luces muy moradas!!!! ¿¿¿¿¿te imaginas que cenamos ahi????? jajajajajajajajjajajjajajajaja, y Carlos…. jeje… si claro…
Un masaje relajante y una ducha después, salimos a cenar… y viene un hombre a buscarnos y me lleva delante de un camino de farolillos… sigo con vista al camino y veo luces moradas…Efectivamente…era mi cena de pedida…
Nos sentamos y un camarero muy sonriente no dejaba de mirarme… y yo le miraba… y nadie hablaba…
En ese momento Carlos me toca la mano y me dice: bueno… estamos bien, ¿no? y yo claro… estamos bien.., y nos queremos ¿¿no?? y yo mmm pues si ¿no? pensando… ¿¿me va a dejar?? si es nuestro ¡¡segundo día de viaje!! y Carlos seguía… porque llevamos mucho tiempo juntos…
Entonces yo ya le pregunto, ¿pero te pasa algo?, se mete una mano en el bolsillo y yo ya empecé ¡nononono dime que es broma, dime que es broma…! y me dijo pues no… si consigo abrir esto (no dejaba de darle vueltas a la caja para abrir), que si te quieres casar conmigo. Abrió la caja, un anillo espectacular de bonito ¡y le dije que sí! sin aun mirarle… y cuando ya salí del shock y le miré me puse a llorar, como es obvio. El hombrecillo que me miraba sonriente empezo a aplaudir jajajajajaja y me dijo que si nos podía hacer una foto jajajajajajajaja.
Mas tarde empecé a entender cosas: resulta que Carlos había ido a casa de mis padres un fin de semana que yo no estaba y les había “pedido mi mano”, todo un caballero. El caso es que era la boda de uno de mis hermanos… y estaban todos un poco raros… me miraban mucho… me abrazaban y esas cosas.. después un día mi madre empezo a preguntarme que dónde querría casarme, y yo pensando ¿¿mi madre?? acaba de organizar la boda de mi hermano y ¿¿me pregunta por la mia?? y yo pues nose mamá…
Después cuando llegamos al aeropuerto, facturamos dos maletas y Carlos llevaba una de mano, cosa que nunca suele hacer porque así va totalmente libre, y le quisieron facturar la de mano porque pesaba un poco más y empezó a decir ¡nooo por favorrrr que tengo ahí ropa de muda por si me pierden la maleta!( eso no lo vi tan raro), después llegamos al avión y no había sitio y la azafata se llevó la maleta de Carlos a otro sitio y Carlos persiguiéndole jajajajajaja, y cuando llegamos a casa de nuestos amigos en Filipinas, la puerta de nuestro cuarto estaba rota y se nos cerró con pestillo desde dentro con las maletas…Y Carlos ya diciendo que tiraba la puerta abajo.. jajajajajaja ¡¡te puedes imaginar!!! el pobre el segundo día ya le quemaba el anillo y me lo pidió… y yo me pasé el resto del viaje suplicándole si podía llamar a alguien para contárselo jajajaja y no me dejó hasta que volvimos y ¡¡lo anunciamos!!
10 meses después fue ¡¡¡el mejor día de nuestra vida!!! el domingo de después ya queriamos repetir.
Llevamos ya casi 7 años juntos.. y los que nos quedan…

Con amor, Mery.”
✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨

Leave a Reply