MACA Y BORJA

“Borja y yo nos conocimos hace 5 años aproximadamente por unos amigos en común. Nos veíamos a menudo porque trabajábamos muy cerca y solíamos quedar a comer con nuestro grupo de amigos. Ese verano empezamos a escribirnos más y más y durante el mes de agosto vino a Mallorca un fin de semana a verme. Yo no sabía muy bien si se iba a quedar ahí la cosa o si llegaría a algo más ya que él se iba a vivir a Oslo tres meses, yo me iba a Nueva York un mes.

A mi vuelta de Nueva York fui a Oslo un fin de semana a verle y fue durante ese fin de semana cuando decidimos intentarlo y luchar por la relación pese a la distancia. Pasaron los meses y sus “tres meses” en Oslo se convirtieron en 1 año y una oferta para quedarse allí. Yo no me lo pensé 2 veces, dejé mi trabajo en Madrid, hice las maletas y me mudé a Oslo con el (de eso hace ya más de 2 años). Pese a la oposición inicial de mis padres y algún “¡estás loca!” de mis amigas, puedo decir que fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

La pasada Semana Santa fuimos un par de días a Mallorca ya que mis padres estaban allí y así les veía. El viernes por la mañana Borja y yo cogimos el coche y nos fuimos a dar una vuelta por la Sierra de Tramontana ya que Borja nunca la había visto. Fuimos a un puertecito súper mono que a mí me encanta, el Puerto de Valldemossa, y subiendo había un pequeño mirador y me dijo Borja que si quería parar. Me bajé del coche y me puse a hacer fotos. Borja bajó despacio del coche, se puso a mi lado y me dijo Maca? Me giré y le vi con el anillo en la mano, ¡No me lo podía creer! Terminó de pronunciar la frase y yo no hacía más que llorar y abrazarle. El pobre diciéndome que por favor le dijese algo y que cogiese el anillo (le daba pánico que se cayera por el barranco jaja). Por supuesto que le dije que SI!! Sin duda no podía haber elegido un sitio mejor ya que Mallorca es muy especial para mi!

Ese momento no lo olvidaré nunca igual que tampoco olvidaré cuando se lo contamos a mis padres. Ese mismo día habíamos quedado a comer con ellos, llegamos, pedimos una botella de champagne a escondidas y cuando la trajeron, les soltamos la noticia. ¡Fue un momento super especial!

Con cariño, Maca.”

Leave a Reply