MABEL Y JOSE MANUEL

“Yo acababa de salir de una relación bastante tormentosa, él prácticamente también. Mi papá estaba recién operado y había una reunión de la gente de mi Universidad pero, por temas de inseguridad en Venezuela era complicado salir a esa hora sola. Mi mejor amiga, ahora madrina de matrimonio, me llamó y me dijo que ellos estaban llegando casi a la reunión pero que estaba segura que su amigo no tenían problema en buscarme, cosa que me dio mucha vergüenza porque era lejos. Le pedí permiso a mi mamá, quien nunca me dejaba salir más allá de las 10:00 pm pero por cosas del destino ese día me dejó ir. Bajé cuando me dijeron que iban llegando a mi casa y me monté en la parte de atrás del auto. Todo muy normal. Paramos en una tienda para comprar algunas bebidas y snacks para la reunión, yo me acababa de cortar el cabello, por eso de que uno después de una relación necesita empezar desde cero. Cuando ya estábamos en la caja para pagar las cosas que llevábamos, mi amiga le dice a él “¿Verdad que Mabel está bella con ese corte de cabello nuevo?” Yo me puse roja, él también se quedó como avergonzado, pero dijo que sí. Llegamos a la reunión y había muchas personas pero él y yo no paramos de hablar y reírnos toda la noche, literalmente no hablamos con nadie más. Ya nos íbamos de la reunión y José Manuel igual iba a llevar a mi amiga a su casa conmigo porque yo me quedaría con ella a dormir. Cuando caminamos hacia el auto él me abrió la puerta de adelante, mandando indirectamente a mi amiga y a su novio atrás, fuimos a comer por la calle en la madrugada y cuando fui a pagar, él súper rápido sacó el dinero y pagó lo mío, diciéndome que la próxima vez me tocaba pagar a mí ¿Había una siguiente vez?. A los días, yo esperando que me agregara en Facebook o por BlackBerry Pin de esa época pues me agregó y comenzamos a hablar muchísimo, hasta que me dijo que él tenía un cupón de estas páginas de descuentos para comer pizza y que estaba pronto a vencerse, que si lo quería acompañar. Ahí fui corriendo a donde mi mamá y le dije… Mamá un niño me invitó a salir a comer pizza ¿Qué hago? y me dijo que saliera, que disfrutara. 👉🏼Hasta el día de hoy mi mamá dice que cómo iba a saber ella que ese niño que me invitó a salir repentinamente y ella me dijo que saliera, se convertiría en mi esposo.

Mi novio, ahora esposo y yo somos venezolanos, para aquel momento vivíamos allá en Caracas. Teníamos planes de salir del país y teníamos claro los dos que sería casados, porque además no quedaban dudas de que eso era lo que queríamos. Él me había regalado días antes una gift card de masajes de relajación para dos. Reservamos para ir a un lugar que se llama Hacienda La Trinidad. Subimos una montañita pequeña que alojaba la sala de masajes, las dos chicas comenzaron a hacernos los respectivos masajes, hasta que culminaron y la chica me despierta porque me había quedado profundamente dormida. Cuando abro los ojos veo que José Manuel no estaba en su camilla y pregunté por él y me dijeron que se había sentido mal y tuvo que ir al baño, cosa que me dio mucha vergüenza porque su ropa, con la que había llegado, estaba toda colgada, por lo que pensé que había bajado al baño en toalla. Cuando me vestí y abrí la puerta para buscarlo, me encontré que en cada escalón para bajar la pequeña montañita había un sobre, los fui abriendo y dentro estaban tickets de cine, entradas a conciertos, boletos de avión, que habíamos disfrutado durante los años que estuvimos de novios. Fui bajando y abriendo cada sobre hasta que se terminaron y volví a subir, dentro del cuarto de masajes estaba él, vestido más formal, con un ramo de rosas rojas hermosas, se agachó y sacó la cajita, nunca me pidió matrimonio porque las palabras no le salieron. Fue maravilloso, toda la familia y amigos estaban felices.

Con cariño, Mabel.”
✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨

Leave a Reply