LUCÍA Y MARTÍN

“Nuestra historia no comenzó en el mismo momento para los dos. Corría el año 2008. Para mí, una adolescente de 14 años, estaban empezando a aflorar sentimientos y la vergüenza típica de esas edades hacia los chicos. Y allí estaba Martín, “mi chico”. Él tendría unos 16 años y ambos vivíamos en la misma ciudad. Mis nervios eran enormes al cruzarme con él por el parque, el lugar de encuentro con mis amigas. Tanto, que nunca me atreví a preguntarle el nombre, solo conocía su apellido (de oídas o cotilleos en redes sociales, por aquel entonces, Kesar o Messenger). Mis deseos de darme a conocer eran eclipsados por mi físico. Era una adolescente algo gordita, insegura y tímida. El destino me hizo mudarme a mi aldea a los 16, por lo que mis esperanzas de hablar algún día con él se hundieron del todo. Me centré en Bachiller, mi carrera y otra relación fallida que estaba destinada al fracaso. Y cuando mis pensamientos solo estaban ocupados por mi futuro profesional, empezó a seguirme un chico con un nombre bastante raro en Instagram. Al principio, no reconocía su apodo, así que le acepté para poder ver sus fotos y esperar reconocerle. Y… ¡vaya si le reconocí! Era él, mi amor platónico, el chico al que observaba en la distancia. Realmente, no me lo creía. Empezamos a intercambiar me gustas y comentarios en 2015. De ahí, pasamos a hablar por privado e intercambiarnos nuestros números. Hablábamos horas seguidas, hasta que por fin le conté nuestra historia. Empezamos a salir formalmente en Julio de 2016.

Mi cumpleaños fue el 31 de Mayo. Como los dos trabajamos, me comentó meses antes, en marzo concretamente, que me llevaría a pasar ese fin de semana a la playa y me daría un regalo muy especial. Yo soy muy insistente y me gusta tener todo bajo control, así que empecé a preguntar sobre la sorpresa. Mi chico, sin querer, me dijo la frase: “si dices que sí, será bueno para ambos, de lo contrario, pues no”. Claro está, mis pensamientos enseguida se guiaron para dar con el desenlace, pero él no tardó en desmentírmelo. Desde Marzo, me preguntó mucha información del estilo: mi tarta favorita, como me gustaría que fuese nuestra boda, a qué gente llevaría… y yo siempre le hacía la misma pregunta y, como no, siempre obtenía la misma respuesta: “Para eso falta mucho tiempo, ya se verá”. Me engañó durante tres meses, me “desilusionó” con el tema y me aseguró que mi sorpresa aún no sería esa. Así que, el viernes 2 de Junio, me fui confiada en que estaría un fin de semana tranquila en la playa.
Cerca de nuestro destino, empezó a ponerse nervioso, a preguntarme constantemente si le quería, si estaba dispuesta a pasar mi vida con él y yo, ilusa, le contestaba que por supuesto, ¿cómo iba a dudar si es el amor de mi vida?.
Me dijo que no teníamos entrada en el hotel hasta la hora de cenar, así que me convenció para dar un paseo por la playa. Fue directo a una, apartada y preciosa, que yo no conocía. La playa de Canelas. Pasó a ser mi favorita.
Se había olvidado la cámara en el coche, así que me dijo: “quédate aquí, voy a buscarla para hacerte un par de fotos.”
Empecé a dibujar en la arena, ajena a todo lo que estaba por venir.

Cuando llegó a mi lado, estaba muy nervioso. El corazón le latía a mil por hora y empezó a hablarme mirándome con los ojos más dulces que vi en mi vida:
“Sabes que eres la mujer de mis sueños, que me enamoré de ti desde el primer día que te vi. Has conseguido que crea en el amor verdadero y me gustaría pasar el resto de mis días a tu lado”.
En ese instante, estaba muy confusa y nerviosa. No sabía el por qué de todas esas palabras. Hasta que, arrodillado, sacó una cajita preciosa de la chaqueta y me dijo:
“Lu, ¿quieres casarte conmigo?”
“Claro que sí, mi vida”
No pude contener la emoción. Grité, salté, nos besamos abrazados y siempre cogidos de la mano. Esa noche, no pude dormir repasando todos los detalles del mejor momento de mi vida. Me hizo sentir verdaderamente una princesa de cuento. Mi vida a su lado es perfecta.

Esa es mi historia, para mí, la mejor del mundo. Simplemente por ser él mi protagonista.

Con amor, Lucía.”
✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨

Leave a Reply