LAURA Y MARCOS

“Marcos y yo llevamos juntos desde el 14 de febrero de 2014 (¡somos cursis hasta para eso! Jajajajaja). Al principio no íbamos muy en serio ya que, a pesar de que nos gustábamos muchísimo y hablábamos todos los días, los dos pensábamos que esta relación no iba a salir bien porque vivíamos en islas diferentes. Los primeros meses nos veíamos un día cada mes y medio más o menos (y eso gracias a que yo iba a Gran Canaria para asistir a un curso) pero poco a poco empezamos a vernos más: cada mes, cada dos semanas… hasta que llegó un momento en el que nos veíamos cada fin de semana a pesar del desembolso económico que nos suponía (en Canarias es más barato volar a Europa que a la isla de al lado).

Así estuvimos año y medio, hasta que decidí dejar mi trabajo y mudarme a Gran Canaria para vivir juntos. Iba con un miedo horrible pero todo salió mejor de lo que pensé nunca.

Prácticamente desde que llevábamos unos 4 ó 5 meses hablamos de boda, de que a los dos nos gustaría casarnos y él me dijo que el día que lo pidiera iba a ser algo especial, algo “currado”. Y vaya si lo fue…

El 3 de diciembre de 2016 me despertó antes de las 7 de la mañana y me hizo ir a la cocina donde me esperaba un sobre en el que me decía que preparara una maleta con ropa de frío pero también de playa. Una vez hecha me vendó los ojos y me subió al coche. Unos kilómetros después me puso también música. Finalmente llegamos al destino. Me quitó la venda y vi un cartel que decía: ¡NOS VAMOS A EDIMBURGO! Me puse a saltar, llorar, reir… una mezcla de emociones increíble y es que, después de 5 años iba a volver a mi ciudad favorita con mi persona favorita.

Cuando llegamos a Edimburgo me dijo que al día siguiente íbamos a hacer un tour por la ciudad. No entendía porqué ya que yo había vivido allí y podía habérsela enseñado. Pues le hice caso (¡no me quedaba otra! jajaja) y madrugamos para empezar el tour en la Colina de Calton Hill. Ese día él estaba nervioso como pocas veces, le temblaba todo. Le pregunté qué le pasaba y me dijo que nada y aunque no le creí no pensé lo que iba a pasar minutos después. Al llegar al inicio del tour nos encontramos con María, mi hada madrina aunque yo aún no lo supiera, y un grupo de españoles que harían el tour con nosotros. María nos contó que querían hacer un Mannequin Challenge para promocionar la agencia y que si no nos importaba participar, a lo que todos dijimos que no había problema.

Una vez arriba ella nos colocó de forma que se vieran todos los monumentos de la colina. Marcos y yo seríamos los últimos. Cuando yo pensaba que María había terminado de grabar Marcos se arrodilló y me pidió matrimonio. Todo el mundo que estaba por allí empezó a aplaudir y yo a llorar y a reir y… ¡otra vez esa mezcla de emociones tan increible!.

Si Edimburgo ya era una ciudad especial, desde entonces lo es aún más… 💕

Con amor, Laura.”

Para ver el vídeo:
https://www.youtube.com/watch?v=EYFBrXGfYvg

Leave a Reply