LA SORPRESA DE AINHIZE EN JÁVEA

“Nos conocimos jugando a balonmano hace 11 años, él tenía 15 y yo 16 años. Desde entonces no nos hemos separado.
Estabamos de vacaciones con sus padres en Jávea, fuimos a cenar con ellos y después me dijo que fuésemos a dar un paseo.

Fuimos a una cala preciosa, en ese momento no me sorprendió porque soliamos ir bastante tambien de noche. Al rato de estar allí empecé a notar que estaba muy nervioso, que se metía la mano en el bolsillo muchísimas veces, sin sacar ni meter nada. Después de estar un ratito allí, me abrazó por detrás y me preguntó, ¿me quieres? Yo le contesté que sí, y empece a sospechar que algo grande venía, pero… el año anterior estando en Venecia me dio la camara de fotos en la gondola, se puso de rodillas y me dijo: ¡sácame una foto!, yo pensaba que me lo pediría en ese momento pero ¡NO!, ¡¡sólo era una foto!! Jajaj así que esta vez no me quería hacer muchas ilusiones.

Al rato volvió a meterse la mano en el bolsillo y la saco en puño y con esa misma forma de la mano me abrazó pero, hasta él mismo se dio cuenta de que era raro, así que se le ocurrió la “brillante” idea de poner las dos manos en puño y abrazarme así.

Cuando ya por fín se atrevió (1h o así después, si sí) abrió uno de los puños y me dijo: gordi, ¿¿te quieres casar conmigo??
¡¡¡Me quedé sin palabras!!! ¡¡Mi sueño hecho realidad!!
En el pantalón llevaba toda la noche el anillo, suelto sin caja y lo que había estado haciendo, era comprobar que seguia allí.

El 8 de octubre nos casamos y fue ¡¡el día más feliz de nuestras vidas!!!

Con cariño, Ainhize.”

Leave a Reply