LA PEDIDA DE PATRICIA

“Todo empezó un verano de 2010, nos conocimos trabajando de lo que más nos gusta, los niños. Estuvimos un año con risas, miradas incluso caricias a escondidas… estábamos en una situación complicada pero el amor lo podía todo: deseábamos vernos a todas horas, llamadas de móvil a cualquier hora del día, mensajes, canciones en Facebook… Un 5 de julio del 2011 empezó nuestra historia.
Siempre hablábamos de nuestros sueños, nuestros planes de futuro con ilusión, deseando que llegaran… Uno de ellos se cumplió en julio del 2015, crear nuestro hogar y así poder despertarnos cada día juntos, cada vez más felices viendo como se iban haciendo realidad todos nuestros propósitos hasta que llegó al fin ese 16 de octubre del 2016. Una noche de sábado a domingo a las 3 de la mañana, estaba durmiendo cuando mi pareja me vino a despertar y me dijo que era hora de despertarse, que tenía medía hora para arreglarme e irnos. Yo no entendía nada, miré el reloj cinco veces porque todavía era de noche, pero como me encantan las sorpresas me duché más rápido que nunca y no hice ningún tipo de pregunta. La cosa prometía.
Salimos de casa y antes de subirnos al coche me hizo ponerme unas gafas de sol por las que no veía nada, él mismo se había encargado de customizarlas para que así fuera. Llegamos al aeropuerto, yo sin saberlo, y ahí pude quitarme las gafas un rato. Sabía que íbamos a volar pero no el destino, eso lo hacía aún mas emocionante. Antes de subir al avión tuve que volverme a poner las gafas y por si fuera poco, también unos cascos con música a tope, mi chico lo tenía todo estudiado. Al aterrizar tuvimos un largo camino hasta llegar a ella, no podría haber elegido un lugar mejor, la Torre Eiffel. Me destapó los ojos y ahí estaba él, de rodillas, nervioso y mirándome a los ojos me preguntó lo que soñaba desde que le conocí: ¿quieres casarte conmigo? Me tiré hacia él para abrazarlo bien fuerte y grité a los cuatro vientos SÍÍÍÍ, ¡¡SÍ QUIERO CASARME CONTIGO!! Y allí estábamos un 16 de octubre del 2016, él y yo paseando por París, la ciudad del amor y más enamorados que nunca. A media tarde volvimos a casa, y entre el manojo de nervios y la ilusión empezamos con los preparativos. Un año después, el 14 de octubre del 2017 cumpliremos lo que tanto llevamos soñando, nuestro día especial, nuestro sí quiero.

Con amor, Patricia.”

Leave a Reply