LA PEDIDA DE NEREA

“Nos conocimos en una feria de nuestro pueblo, pero no sería hasta un año después cuando nuestros caminos se unieron, finales de agosto del 2012.
Yo pasaba por un momento de salud delicado pero él decidió estar a mi lado y ayudar. En Abril del 2015 nos fuimos a vivir juntos, hablamos de boda en plan el día que nos casemos… pero nunca de fechas. Cuando le dejaba caer que cuándo me lo iba a pedir, me decía que él no lo iba a hacer…
El 27 de agosto de 2016 era el gran día de mi hermana. Se casaba.
He de reconocer que jamás, jamás me hubiese pensado que me pediría matrimonio. Ya tenía asumida la idea que se lo iba a pedir yo… ¡¡vamos que si tenía pensado!! Iba a esperar a Navidad.

Pero para mi sorpresa él fue preparando meses atrás la pedida, fue en la boda de mi hermana.

Justo cuando salieron de la Iglesia mi hermana dijo que iba a tirar el ramo, y ahí estábamos todas mis amigas excepto una (Almudena, que ya tenía fecha de boda) que por suerte se puso a grabar.

Todas preparadas mis amigas y yo esperando al ramo, pero mi hermana estaba pasando un poco de nosotras, las que estábamos delante le decíamos ¡¡fuerte no tires!!, y las de detrás ¡¡lejos lejos!!…

Pero su cara cambió, sus ojos se llenaron de lágrimas y dio un gran suspiro, clavó su mirada en alguien y se dispuso a dirigirse hacia esa persona, no veía quien era, me adelanté para poder ver y mi sorpresa… ERA ÉL. Cogió el ramo y se vino hacia a mí. Os puedo asegurar que más no podía temblar y llorar, era puro nervio. AllÍ delante de todos me dedicó unas bonitas palabras y me pidió que me casara con él.

Jamás podré olvidar ese momento, son pocas las palabras para describir los sentimientos de ese momento.

Solo puedo darle las gracias por hacer que ese momento fuese único e inolvidable.

Con amor, Nerea.”

Leave a Reply