LA PEDIDA DE DIEGO EN SAN FRANCISCO

“Nos conocimos gracias a tener amigos en común, yo ya la había visto un par de veces antes hasta el día que coincidimos oficialmente en el cumpleaños de un amigo. Fue verla y saber que tenía que intentarlo. Y desde aquel día, no nos volvimos a separar. Ella que se define como una “frikie de los puentes” siempre dijo que su sueño era ir a San Francisco y ver el Golden Gate y me preguntaba: ¿iremos alguna vez? Por cuestiones laborales, llevo los últimos años haciendo la temporada de esquí lejos de donde vivimos, y en especial, este año fue el más difícil en cuanto a la distancia, así que pensé que esa distancia tendría que merecer la pena y recompensarla. Así que estuve algo menos de un año pensando y organizando el viaje de sus sueños, el viaje de nuestros sueños y nueva vida. Reservé vuelo, hoteles, até mil y un detalles para que todo fuera perfecto y nada fallara. Escondí el anillo en una mochila negra que recé que no abriera en todo el viaje, y no hizo, ya me encargaba de dárselo todo hecho para que no tuviera que abrirla (jeje). Llegamos a Estados Unidos, primera parada Los Ángeles. Todo iba saliendo bien. Segunda parada: San Francisco. Sabía que lo primero que haríamos sería ir a ver el puente. Los nervios iban en aumento. Tuvímos la suerte de que aunque hacía mucho viento, el día estaba bien, sin lluvia. También sabía que si había 7 puntos desde donde ver el puente me iba a hacer ir a todos, y así fue. Así que desde Internet había buscado cual era el que mejor vista tenía del puente. Escogí la última, Golden Gate View Point. Estuve tratando de encontrar donde poner el móvil y hacerle creer que nos quería sacar una foto a los dos juntos. La verdad que no lo encontré y tuve la suerte de que encontré a 3 chicos que hablaban castellano y le dije: “graba, es una sorpresa”. Así que después de hacer que posaba 5 segundos, como dice mi hermana, hinqué rodilla como buen torero y le hice la gran pregunta: ¿te quieres casar conmigo? A lo que en realidad no me contestó… Cogió el anillo y me besó. Verla así de emocionada me hizo ver que todo había merecido la pena, todos los preparativos y mis propios nervios… 👉🏼La última parada del viaje eran Las Vegas … y como no podía ser de otra forma teníamos que transformarnos en Marilyn y Elvis y pasar por una Wedding Chapel y darnos el ¡Sí, quiero! Esto ha sido un punto y aparte de este capítulo de nuestra historia. El punto y final lo pondremos el 15 de Junio del 2019 cuando rodeados de toda nuestra familia y amigos nos volvamos a decir ¡Sí, quiero!

Con cariño, Diego @diegocamino82
@mdiazs_ ”
✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨

Leave a Reply