LA PEDIDA DE CRISTINA

“Mi marido y yo somos portugueses. Nos conocimos en el 2002 cuando estábamos en la Universidad ya que nos presentó una amiga en común. No teníamos mucho contacto (solo le veía ocasionalmente en la Uni) hasta que un día él me invitó a una fiesta en su casa. No me apetecia ir pero al final decidí ir con una amiga. Un grupo de gente acabó la noche en la discoteca y esa misma noche nos besamos y a partir de ahí, no nos separamos. Me enamoré de inmediato de su sentido del humor y lo nuestro fue ¡pura química!. Un mes después nos dimos cuenta que éramos novios. En el 2006 terminamos la Uni y nos marchamos cada uno a su pueblo. Mantuvimos el noviazgo a distancia y ha sido un periodo difícil hasta que en el 2008 nos mudamos a Lisboa para poder estar juntos. A mi siempre me ha gustado la idea de casarnos pero, nuestra prioridad era la compra de una casa. En el 2010 compramos la casa y la boda quedó apartada. Y además yo sabía que casarse no le hacía mucha ilusión.
Dos años después (2012) nos marchamos a Praga (le ofrecieron trabajo allí) y en el 2013 nos mudamos a Frankfurt (nueva oferta de trabajo). En el 2014 fuimos a Italia 4 días. Viaje precioso donde estuvimos en Pisa, Florencia y Venecia. El Sábado 21 de junio mientras recorríamos las calles de Burano, una isla con casas de colores diferentes, me dijo que estaba cansado y que quería sentarse un ratito, por lo que nos sentamos en un banco frente al mar. Yo aproveché para borrar unas fotos del móvil. Estaba tan distraída que no noté que él discretamente, estaba buscando algo en su mochila. De repente me dice “Cristina tengo algo para tí” e inmediatamente me pone un candado en la mano. Yo miré el candado que ponía “Casa comigo – 21.06.2014” y flipé. Al mismo tiempo que le decía que “Sí” pensaba “¿Pero esto que es????”. ¡Qué alucinante! Juro que no me lo esperaba. Estábamos viviendo en Alemania y no sabíamos cuando íbamos a volver a Portugal. Yo realmente creía que después de estar viviendo juntos, de comprar la casa, de mudarse al extranjero, la boda era un tren que ya no íbamos a coger. Pero él sabía lo importante que era para mí. Y había decidido que era el momento. Mi novio me dijo que como mi respusta era “sí” tenía que cerrar el candado y tirar las llaves al mar. Y si decidiera cambiar de idea ¡tenía que ir allí a coger la llave! Fue un momento muy romántico. Cuando nos marchábamos, él miró el único barco atracado en el muelle y me dice “Cristina, mira el nombre del barco”. Pero yo estaba tan atónita que le pregunto… “¿Qué barco?” Es que ¡no veía nada! Entonces me señala el barco y veo que ¡¡¡se llamaba CRISTINA!!! Ha sido la coincidencia más bonita de mi vida. Hemos organizado la boda a la distancia. Hemos aprovechado las vacaciones en Portugal para prepararlo todo y la familia nos ha ayudado muchísimo. Nos casamos el 12.09.2015 en mi pueblo. Ha sido espetacular celebrar nuestro amor rodeados de familia y amigos.
Todavía me entra la alegría cuando miro las fotos de nuestro día ¡tan maravilloso!. Estoy segura de que estemos donde estemos, lo importante es que sigamos queriéndonos. ¡Viva nuestro amor!.

Con cariño, Cristina.”
✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨✨

Leave a Reply