LA PEDIDA DE CRIS

“Nos conocimos en el trabajo. Yo entré nueva a trabajar y nuestro director le dijo a él que me cuidara y…¡lo hizo!al principio nada, trabajábamos codo con codo y ya. Su departamento y el mío dependían uno del otro y se complementaban, era necesario conversar mucho a lo largo de cada día para que el trabajo saliera adelante. A mí me hacía gracia porque me recordaba a David Summers de los Hombres G (que de niña me encantaba) y le hacía cantar canciones como “suéltate el pelo ohhh” y “devuélveme a mi chica”. A él le hacía gracia mi manera de andar, nos llevábamos bien y creo que poco a poco sin darnos cuenta surgió. Algo mágico estaba empezando sin ni siquiera darnos cuenta.
Un día me vio al salir del trabajo, sin mi uniforme, vestida de calle y a los 10min me llegó un sms (si por aquel entonces no existía ni whatsapp ni nada más) donde me decía lo guapa que estaba ese día. Me gustó ese mensaje, me gustó lo que empecé a sentir. A partir de allí, de repente pasamos de desear plegar para irnos del trabajo a no importarnos hacer más horas si nos tocaba trabajar a los dos juntos. ¿Eso es el principio de un enamoramiento?yo creo que sí, pasaba por mi lado, me soplaba en la oreja disimuladamente y se iba a su puesto de trabajo, a mi se me aceleraba el corazón.
Cuando yo entraba a trabajar siempre estaba el purulando por el despacho haciendo ver que buscaba un papel o algo cuando la excusa era verme y darme los buenos días.
Por mi parte, incluso me quedaba a comer en el trabajo para comer con él.
Nos llevamos 6 años y nos complementabamos y aprendíamos mucho él uno del otro.
Todavía recuerdo las miradas de admiración, amor y pasión que nos volvían locos y nos acercaban más y más.
Empezamos a jugar y los dos ganamos la partida. Ganamos conocernos, ganamos en risas, en compartir y en el amor. Sabíamos que lo nuestro era amor verdadero y apostamos por ello.

Llegó mi cumpleaños e íbamos a celebrarlo en cualquier restaurante de Barcelona, le notaba extremadamente contento y no me dejó organizar nada. Solo me dijo “arréglate y disfruta”.
Antes de salir de casa me dijo que cerrase los ojos y (por el rabillo del ojo) vi como cogió un paquete enorme y lo escondió en el maletero del coche. Pensé: ¡que bien unas botas!como sabe que soy adicta a los zapatos…jeje.
Subimos al coche y por la ruta que íbamos ya deduje que a Barcelona no cenábamos. 1h más tarde estamos en la Costa Brava, S’Agaró uno de los sitios más especiales para nosotros. Un lugar testigo de nuestras escapadas y encuentros clandestinos. Cenamos en nuestro restaurante preferido a la luz de las velas sin dejar de mirarnos y sonriendo como si fuera nuestra primera cita. ¡Que emoción, que cosquilleo tenía yo en la barriga! Después de cenar me dijo de pasear por la playa y así lo hicimos, descalzos con la arena húmeda de la noche entre nuestros pies. “Sentémonos” me dijo. Y mientras la luz de la luna nos iluminaba la cara con ese color plata tan mágico me dijo “ahora vengo”.
Yo pensé ¡que bien me trae las botas!pero no…¿que ha ido a hacer?si no trae nada…Pensé.Entonces lo empecé a notar extremadamente nervioso: “Cris eres la mujer más importante de mi vida, de la única persona que me he enamorado y…”
Madre mía ¿que te pasa?se te entrecorta la voz, y a mi me va el corazón a mil -pensaba yo.
“Ya sabes que llevamos muchos años juntos y sabes que te quiero, es por eso que…”
En aquel momento mientras él tenía los ojos llorosos y yo los tenía como platos puso su mano en el bolsillo de la chaqueta y…mi corazón palpitaba a mil por hora mientras su mano templaba de emoción junto con su voz.
Se oían las olas del mar, parecían entonar la banda sonora de la película mas romántica del mundo. En ese instante sacó una cajita pequeña y mientras la abría me dijo “Cris ¿quieres casarte conmigo?”
Casi me desmayo y sin apartar mis ojos de los suyos dije un SÍ rotundo, un SI eufórico, un SI Quiero, un ¡¡¡Si Te Quiero!!!
Luego me puso el anillo en el dedo y aunque solo vi su reflejo en la luz de la luna, era el anillo mas bonito del mundo, aunque hubiera sido de alambre hubiera sido el mejor anillo del mundo para mi porque cuando estas enamorado todo es bonito, todo es maravilloso y todo es amor. Un mes más tarde tal y como le habia prometido esperábamos a nuestro bebé y esperábamos impacientes el día en que el llevara nuestros anillos hacia el altar y…ese dia por fin ha llegado. ¡¡¡NOS CASAMOS!!!

Con amor, Cris.”

Leave a Reply