LA PEDIDA DE ANDREA

” Dicen que el amor a primera vista no existe, la gente no cree en los flechazos ni en los cuentos de hadas, pero lo nuestro es diferente. Todo empezó hace casi un año, sí, tan poco tiempo. Unos dirán que estamos locos, otros que vamos demasiado rápido y que poco a poco nos cansaremos, que nos precipitamos por culpa de la “magia” del principio que hace que todo sea perfecto, pero no.

El día que le conocí todo fue muy raro, nos presentó un amigo que teníamos en común. ¿Raro, por qué? Apenas intercambiamos palabras, únicamente cruzamos miradas, pero para mí fue más que suficiente. Me gustaba, me gustaba de verdad. Tenía algo, no sé el qué en sus ojos que me transmitía calma a pesar de la situación tan incómoda y tensa.

Después de esa noche comenzamos a hablar y conocernos más y más. Nos pasábamos hasta las 5 de la mañana colgados al teléfono, quedábamos todas las tardes y cada día era mejor que el anterior. Nos pasábamos horas y horas juntos y yo tenía la sensación de que le conocía de toda la vida, nos confesamos miles de secretos y nos prometimos estar juntos pasase lo que pasase. En tan poco tiempo nos queríamos tanto como si hubiéramos crecido de la mano.

Tomamos la decisión de irnos a vivir juntos, no soportábamos el hecho de despertar el uno sin el otro. Tuvimos una mala racha, una época en la que todo fueron problemas, días malos y yo estaba con la moral por los suelos. Semanas después encontramos piso y fue ahí cuando me sorprendió. Llegué a casa y me encontré un pequeño paquetito encima de la cama. No me lo esperaba para nada, ni siquiera sabía lo que podría ser. En cuanto lo vi me emocioné, no sabía si realmente era lo que yo creía que era. Solo me dijo que quería pasar el resto de su vida a mi lado, que nunca había sentido algo igual y que tarde o temprano quería que fuese su mujer, que daba igual el momento en el que nos uniéramos pero que quería verme envejecer en sus brazos.

Desde entonces todo es perfecto, estamos mejor que nunca y sé que, aunque tengamos problemas él es mi mayor apoyo y mi pilar fundamental para conseguir todo lo que me proponga y, sobre todo, que tarde o temprano será mi marido y sin contar el día que le conocí, ese será el mejor día de mi vida.

A los que nos tomen por locos, ser tan jóvenes y comprometidos, los que dirán que la vida da muchas vueltas y que nunca se sabe dónde estaremos el día de mañana, es cierto, pero la clave de la vida es ser feliz y si la vida da muchas vueltas ténganlo claro que nosotros las daremos juntos y más unidos que nunca.

Con cariño, Andrea.”

Leave a Reply