JOSUÉ Y SILVIA

“Josué y yo, nos conocimos en nochevieja hace tres años. Empezamos una bonita amistad, porque ninguno de los dos nos encontrábamos en nuestro mejor momento, pero, sinceramente, me cortejó, en el sentido más bonito de la palabra. Estuvimos tres meses siendo grandes amigos, antes de pensar siquiera en ser algo más. Ahora, estamos a punto de celebrar en marzo nuestro tercer aniversario. Y no podría estar más contenta, pues le tengo a él, que me hace ser mejor persona cada día.

Un día me desperté tan normal, a pesar de ser 14 de Febrero, no teníamos ningún plan organizado, ya que no solemos celebrar ese día. Pero, me dijo que tenía que hacer papeleo, así que me puse una sudadera y cuando pensé ponerme unos leggin me acosejó “ponte unos vaqueros, que estarás más abrigada”
Josué llevaba unas semanas tramando algo, pero no había descubierto de que se trataba. Siempre suele ser muy detallista, pero esta vez se ha superado con creces. Fuimos a un aparcamiento, sin más, y me dijo que alguien nos recogería. Ya me empecé a poner nerviosa, y cuando vimos aparecer una furgoneta que tenía escrita la palabra “parapente” no me lo podía creer. Llevaba tiempo esperando hacer un vuelo en parapente, ya que ME ENCANTA.
Hace dos años, en nuestro primer aniversario, le regalé un salto en paracaídas, y me encantó la experiencia, así que esta sorpresa, me pareció genial.
Íbamos a saltar desde Izaña (el observatorio cerca del Teide) hacia el valle de la Orotava, que es una de las zonas más bonitas de la isla de Tenerife, donde los dos vivimos. Yo estaba encantada, con esta sorpresa de San Valentín. Nos colocamos un par de cámaras de acción nosotros, más otras dos de los chicos del parapente, así que con cuatro cámaras y dos parapentes tándem, nos lanzamos al aire.
Un vuelo maravilloso, y casi al comenzar, nos pusieron a los dos con el parapente realmente cerca, y Josué, me dijo desde el otro lado, que ya que nos encontrábamos en lo que más me gusta (volar) le gustaría preguntarme, si me quería casar con él.
Imagináos el SHOCK. Primero me quedé en silencio, después le dije que SÍ, todo esto a gritos desde un parapente al otro. Pero cuando me dijo, tengo algo muy importante que darte abajo, ya si que me quedé alucinada, empecé a creermelo, y me emocioné muchísimo, casi no me enteré del resto del viaje en parapente, ¡estaba en una nube emocional!.

Cuando llegamos a tierra, y nos quitamos el parapente, se acercó a mi, y de rodillas, me lo volvió a preguntar, con el anillo en mano. Mi emoción, todavía, no se ha disipado. Es un hombre maravilloso, un compañero de vida increíble, detallista, cercano… y qué decir, de lo maravilloso que es mi anillo de pedida. Justo justo con todos los detalles que yo deseaba, me escucha, me cuida y me quiere. No puedo esperar a estar casada con él.

Mi prometido, previsor, grabó toda la experiencia para hacer un video maravilloso de nuestra pedida, que espero que veáis y que os guste mucho.

https://www.youtube.com/watch?v=K0USPl40M6g

Con cariño, Silvia.”

 

Leave a Reply