IRATXE Y JON

“La relación de Jon y mía tiene menos de 3 años de vida, no es mucho tiempo la verdad… pero han sido casi 3 años que han pasado como un terremoto por nuestras vidas y las ha dado vueltas de arriba abajo. ¡Los 3 mejores años de mi vida y todo gracias a él!
Jon y yo nos conocemos de hace tiempo. Nuestra historia no empezó en el 2014…
Fué en el año 2008, en los exámenes de Mayo-Junio de la Universidad cuando al salir de un examen de Estadística Empresarial (qué horror de asignatura) comentando con amigos en común las respuestas del examen nos vimos por primera vez.
A raíz de ese día empecé a preguntar a gente en común quién era, cómo se llamaba, de dónde era…y por lo que luego me chivaron esa gente en común, él hizo lo mismo conmigo.
¡Aquellos exámenes me pasé más tiempo mirándole en el aula de estudio que estudiando las asignaturas! y así pasaron los días saludándonos en los descansos, sonriendo al vernos por los pasillos y poco más…
¡A mí Jon ya me empezó a encantar desde el primer día que le ví! Pero el destino nos pedía y nos pidió paciencia.
En Octubre de ese mismo año 2008, empezamos prácticas en la empresa Iberdrola los dos a la vez. Ninguno de los dos teníamos ni idea y cuando nos vimos el primer día allí ¡nos quedamos con una cara!
Fueron 9 meses de vernos cada día, conocernos un poco más y estrechar lazos. Hicimos un grupo de 6-7 personas que nos llevábamos genial: hacíamos planes, cenas, fines de semana por ahí…( de hecho, estuvieron en nuestra boda hace 4 meses!)
Aunque teníamos una relación especial y mucho feeling, jamás pasó nada entre nosotros. Quizás no era el momento, no lo sé, como te digo el destino pedía paciencia.
Y justo por aquel tiempo, Jon empezó a salir con su exnovia. Y meses más tarde yo también empecé mi relación con mi exnovio.
Cuando acabaron las prácticas de Iberdrola, mantuvimos la relación pero de forma puntual: alguna que otra cena del grupo de las prácticas, encuentros fortuitos…seguía habiendo feeling y a mí me entraban nervios en la tripa al verle…pero jamás pasó nada y cada uno seguía con sus relaciones y su vida.

Pasaron casi 5 años sin saber mucho el uno del otro y no fue hasta Diciembre de 2013, concretamente hasta el 21 de Diciembre, el día de Santo Tomás, cuando el destino ¡por fin quiso que pasara lo que desde hacía tanto estábamos deseando que pasara!
Ese Santo Tomás me encontré con sus amigos por el Arenal de Bilbao, pero Jon no estaba. Me acuerdo que le llamaron delante de mí para decirle que estaban con Iratxe Peñafiel y que se habían enterado que ya no tenía novio desde verano…jajajaj, me quería morir de la vergüenza, pero en el fondo ¡estaba deseando que lo supiera!
Yo ya sabía que Jon no tenía novia desde hacía meses pero ni habíamos hablado ni nos habíamos visto por ningún lado.
Ese día por fin nos encontramos ¡y nos besamos después de tantos años queriendo hacerlo!
Tengo que reconocer que nos costó un poco volver a vernos y todo por mí. Jon me encantaba y la verdad después de tantos años queriendo que eso pasara, me daba miedo empezar algo, lo que fuera con él. Pero él insistía así que por fin empezamos a quedar, a vernos, a hablar hasta las tantas de la mañana por whatsapp…
Luego todo fué pasando muy rápido, en pocos meses estábamos buscando casa para irnos a vivir juntos y meses después empezábamos a hablar del futuro, de formar una familia, cómo sería recorrer el camino de la vida para siempre juntos. Pero jamás pensé que con tan sólo 1 año y medio de relación Jon me diese la gran sorpresa de mi vida.

El 10 de Octubre del 2015 Jon se levantó con mucha energía y muy inquieto…Era un sábado súper soleado y me dijo que nos íbamos a disfrutar del día juntos.
Fuímos a pasear a La Galea, una zona de acantilados y vistas espectaculares al mar que Jon adora porque tiene muchísimos recuerdos de su infancia con sus abuelos que ya fallecieron. Vamos de vez en cuando por esa zona y la primera vez que quedamos después de encontrarnos aquella noche de Santo Tomás fué allí un domingo a la mañana para dar un paseo tranquilo…
Estuvimos caminando un rato largo, y en un momento que estábamos en el acantilado más alto, mirando al mar…
Jon empezó a recordar aquella primera mañana que quedamos, lo nerviosos que estábamos, las ganas que tenía de volver a verme. Yo recuerdo mirarle mientras hablaba pensando en lo caprichoso que es el destino y lo que nos había costado cruzar nuestros caminos pero que ¡por fin estábamos juntos! No necesitaba nada más…
Asi que cuando le ví que mientras seguía hablando y diciendo lo mucho que su vida había cambiado desde que estábamos juntos, que vivía y se levantaba cada día lleno de ilusión por mi… mientras sacaba una cajita pequeñita…¡empecé a llorar como una niña y él conmigo!
Entre lágrimas y sonrisas me preguntó lo que ni en mis mejores sueños hubiera imaginado:
Iratxe, ¿¿quieres casarte conmigo?? Sí, sí ¡si quiero!
Estaba feliz, sorprendida, emocionada, ¡loca de alegría!
¿¿Pero desde cuándo llevas tramando esto?? Le pregunté. Desde que te ví aquel dia en el examen de la uni, me dijo. Y ahí sí que quise morirme…
Ayer hicimos 4 meses de casados y seguimos viviendo en una nube de la que nos hemos prometido no bajar jamás por mucho que pase el tiempo.

Con amor, Iratxe.”

Leave a Reply