BLANCA E ISAAC

“Veintiocho de agosto del año 2016.

Yo veraneaba en La Manga del mar menor todo ese mes con mi familia y ese día era nuestro aniversario. Isaac había reservado mesa para cenar en El Parador, un restaurante precioso con vistas al mar. Yo llevaba toda la semana haciendome suposiciones y películas en mi cabeza, le decía a mi hermana, ¿te imaginas que me lo pide? Ella intentaba quitarme los pájaros de la cabeza para que no sospechara, ella ya lo sabía y yo para no hacerme falsas esperanzas me hice a la idea de que no. Una vez allí, después de la cena me puse un poco triste porque no parecía que fuera a haber sorpresa, sin embargo, cuando menos lo esperé me vendó los ojos y me quitó los tacones. Me sentía muy observada por la gente del restaurante y se oían murmullos, yo no quise pensar que ya se iba a lanzar pero en el momento en el que me cogió la mano noté que estaba temblando. Me llevó por la orilla de la playa, se oía una música de fondo y en el trayecto me fue recordando como nos conocimos hasta que me quitó la venda, y pude ver como ardían unas letras de madera hechas a mano en la arena que decían : “¿te casas conmigo?” en ese momento me sentí muy especial, él se arrodilló y me volvió a preguntar con un anillo en la mano si quería que fuera su esposa, y le dije que sí. Después salió toda mi familia y algunos amigos, habían preparado una mesa con bebidas y música para celebrarlo juntos. Sin duda fue el momento más importante de mi vida y volvería a repetirlo 🙂.

Con cariño, Blanca.”

Leave a Reply