ANA Y JOSE

“Él se llama Jose y yo Ana, nos conocemos de toda la vida, (aunque él se fijo en mi más tarde de lo que yo me fije en él 😉 ) vivimos en el mismo pueblecito y su hermano pequeño y yo íbamos juntos al colegio, yo recuerdo cuando empecé a ser más mayor como me fijaba en el hermano mayor de Jesús y para mí por aquel entonces pues claro era demasiado mayor, era demasiado guapo, era demasiado para mí, era demasiado difícil que se fijase en una niña… era en definitiva imposible, yo por aquel entonces no pensaba tampoco en él como mi pareja ni tampoco sentía nada ya que tampoco pensaba en el amor como tal, pero en cierto modo si que provocaba en mí por aquel entonces una cierta inquietud así como una pequeña admiración cada momento que tenía la oportunidad de verlo.

Pasados unos años y dejando atrás la niñez, un día cuando yo estaba en el ordenador pasando una de esas tardes de otoño, ví en el Facebook una sugerencia que ponía “Quizás conozcas a Jose Miguel ” entonces en aquel momento recuerdo que ni me lo pensé, dije ahora ya soy mayor ¿por qué no?, con toda mi ilusión me decidí por escribirle en la petición de amistad “¿Te acuerdas de mi?” jajaja me parece que ahí lo di todo, se ve que pensé quien no arriesga no gana y bueno parece que fue bien, le hizo gracia aunque me muero de vergüenza cuando a veces me lo recuerda 🙈🙈.

A partir de ese momento comenzamos a hablar mucho por el chat y por teléfono y comenzaron las citas…estuvimos mucho tiempo viéndonos a escondidas, sobre todo él no quería que nadie nos relacionase, por ello todo no fue color de rosa cuando realmente empezamos a ver que la cosa funcionaba que ambos estábamos muy felices juntos, todo comenzó a estropearse él tenía miedo de dar pasos más serios y yo me moría por darlos era muy feliz, estaba enamorada y no entendía qué lo podía impedir.

Ante esta situación nos tuvimos que separar por completo, fueron momentos muy duros, yo no era capaz de comprender la situación y así estuvimos unos meses. De vez en cuando nos llamábamos para saber el uno del otro y claro para mi después de esa llamada venían días muy malos de lágrimas, incomprensión y desilusión…por fin un día me decidí a tener coraje y realmente aceptar por fin la negativa.

Ese día recuerdo que salí de paseo para que me diera el aire y le llamé, le dije con estas palabras que si realmente en algún momento me había querido o sentía hacia mí algo de cariño al menos que me olvidase por completo que no me llamará ningún día más que no me saludase, que se olvidase de todo lo ocurrido entre nosotros y que nunca más me dijera nada, entonces él me dijo “lo siento, perdóname” vino hasta mi casa y desde aquel día no nos hemos vuelto a separar nunca más.

Estuvimos hablando y él reconoció que no se había comportado conmigo bien y que realmente me quería, él no pensaba que estaba haciéndome tanto daño y que lo sentía muchísimo, desde aquel día todo fue distinto comenzamos a salir juntos de manera oficial y todo fue maravilloso.

A día de hoy llevamos juntos cinco años y medio y no ha habido día que no me ría como el primer día que no disfrute de verlo y que no me emocione al pensar en mi vida a su lado.

Respecto a la pedida fue tal y como siempre había pensado creo que realmente no pudo ser más bonita y sencilla.
Termine esa semana mis estudios universitarios y me dijo tienes que preparar la maleta tenemos que salir de viaje mañana y yo le dije ¿cómo?, ¿dónde? y él simplemente me dijo es una sorpresa te encantará el lugar, ¿confías en mi? y vamos por supuesto que sí.
Así fue hasta que no llegue al aeropuerto y embarque en el avión no pude saber que la ciudad que nos esperaba era FLORENCIA!!

Siempre le dije que para mi Florencia era una ciudad especial una ciudad como de cuento, sus calles, sus colores, su olor, su río, es una postal para mi cada uno de sus rincones.
Entonces comenzamos el viaje y el viernes día 10 de Junio vimos la ciudad de Florencia comimos unos riquísimos espaguetis a la carbonara (mi plata de pasta preferido) paseamos por toda la ciudad, posamos en su maravilloso Puente Vecchio y disfrutamos por último de uno de los jardines más maravillosos que he visto nunca.

Llegamos al Jardín de las Rosas situado en una colina sobre la ciudad de Florencia fue allí cuando después de pasear por sus caminitos nos sentamos para ver la puesta de sol y las fantásticas vistas de la ciudad, entonces Jose me dijo que se había dejado una cosa en el coche cuando regreso me sorprendió arrodillándose justo a mi lado y pidiéndome muy emocionado dar un paso más en nuestra relación, quería saber si quería casarme con él y por supuesto le dije que siiiiiiiiiii!!! Entonces los dos nos emocionamos, reímos y nos abrazamos. Fue un momento único donde las sensaciones eran increíbles. 💑

Después escondimos en el jardín un candado con nuestros nombres espero que dentro de unos años regresamos para poder revivir todos esos momentos en el lugar donde todo ocurrió para nosotros fue muy especial y por supuesto uno de los mejores días de nuestras vidas.

Con amor, Ana.”

Leave a Reply