ALBA Y RAFA

“Rafa y yo nos conocimos de fiesta allá por el 2004.
Tras muchos años viviendo a 17km, en 2012 empezamos a tener una relación a más de 12000km de distancia por trabajo. Primero vía messenger, luego por skype y gracias que llegó el WhatsApp!!
Tras dos años separados, estuvimos viviendo durante el 2014 en Sudáfrica, concretamente en Kimberley, la ciudad de los diamantes!! Y aunque en las reuniones de amigos, el tema anillos era frecuente, yo nunca pensé que a él se le pasaría por la cabeza comprarme uno, porque a pesar de llevar juntos más de 10 años, nunca hablamos de casarnos. De hecho, antes de regresar yo sola a España, me compré una tanzanita de recuerdo. Rafa se quedó unos meses más, y ahí fue cuando se decidió.
Para dármelo, como habíamos estado unos meses separados, organizamos un viaje a Roma para Nochevieja de ese año. El Panteón, la Fontana di Trevi, Plaza Navona, hasta la Capilla Sixtina…!! Todo lo recorrimos con el anillo en su bolsillo de la chaqueta.
La noche de fin de año salimos del hotel sin planes, había mucho ambiente en las calles y queríamos ver los fuegos artificiales de las 00h a los pies del Coliseo. Y ahí, después de unas pizzas y unas Peroni, y con un vasito con doce uvas para cada uno… me giré mientras veíamos los fuegos, y ahí estaba él, con la cajita abierta en la mano pidiéndome que pasara el resto de su vida con él. Recuerdo que le dije que lo guardara, entre emoción y vergüenza, ya que estábamos rodeados de gente y lo único que sentía era vergüenza!! Aunque no me lo puse porque me estaba grande, no dejaba de mirarlo! Me pareció precioso y perfecto.
Ahora que ya estamos casados, lo sigo mirando y me gusta todavía más. Me recuerda a Roma, y sobretodo a Sudáfrica… es mi mejor souvenir.

Besos, Alba.”

 

Leave a Reply