SEGUNDA PEDIDA EN IBIZA

“Era 1 de julio del 2015. Roberto y yo estábamos celebrando nuestro aniversario disfrutando de unos días en Ibiza. Él me dijo que tenía preparada una sorpresa que iba a superar a la que me dió en Maldivas. Yo sólo sabía que debía arreglarme para ir a cenar pero no tenía ni idea de dónde ibamos a ir. Nos vestimos y nos dirigimos al hotel Hard Rock, concretamente a la terraza de Estado Puro, un restaurante de tapas de Paco Roncero. Al llegar observé que en la terraza había 12 sillas en fila y que ya había alguna pareja sentada esperando. Yo ocupé mi sitio extrañada sin saber muy bien qué hacíamos allí. Finalmente aparecieron las personas que faltaban y nos invitaron a subir por parejas en unos flamantes todoterreno que nos llevaron al restaurante,a pesar de que estaba a apenas unos metros de allí. Dentro del coche sonaba música ambiental y se oía una voz que decía que ìbamos a vivir una experiencia única en la vida. Nos llevaron a una gran puerta blanca donde nos esperaba una persona que nos dió unas invitaciones dentro de unos sobres que nos animó a comer. Gracias a dios eran comestibles y estaban buenísimos. A continuación nos pasaron a una sala en la que únicamente había una mesa para 12 comensales. No podía creérmelo. Estaba en Sublimotiön, uno de los mejores y más originales restaurantes del mundo! Siempre que lo había visto anunciado había alucinado pero pensaba que nunca tendría el privilegio de ir.
La cena fue increíble con un escenario mágico: nos encontrábamos cenando entre tiburones y delfines y de repente cambiaba todo y estábamos en medio de un bosque, en un circo, en un tren hacia la toscana… Los camareros además bailaban y animaban constantemente. Tres horas más tarde, llegando al postre, comenzó a sonar la canción “when the sun goes down” de Robin Schulz. Era nuestra canción y últimamente sonaba en cualquier parte cuando estábamos juntos. Le di un codazo y le dije; ” Qué fuerte! Hasta suena aquí! No me lo puedo creer!” ” Y según terminaba la frase miré hacia arriba y me encontré con todas las paredes emitiendo un vídeo con fotos nuestras y hologramas de globos de colores elevándose hacia el cielo. No daba crédito! Y de repente se quedó todo a oscuras y de la mesa comenzaron a brotar frases: ” te quiero, te adoro, eres mi vida….¿QUIERES CASARTE CONMIGO? Salió una luz del techo que iluminó un círculo en la mesa en el que Roberto colocó la caja del anillo que encajaba a la perfección con la luz. Cogió la alianza, se arrodilló y me la colocó en el dedo mientras que el resto de asistentes a la cena y todo el equipo de Sublimotiön aplaudía y nos felicitaban emocionados…Me abracé a él Y LE VOLVÍ A DECIR SI!!!!

Beatriz y Roberto”

Leave a Reply